El #Alzheimer en primera persona

imagen extraída de aquí

imagen extraída de aquí

En el año 2001 las alumnas (de entre 55 a 70 y tantos años de edad) de la asignatura “Escritura Creativa“, de los cursos para mayores del Centro de Adultos de mi localidad, alentadas por su profesora, Carmen, publicaron un libro con las poesías que ellas mismas, con dedicación y mucho cariño, habían compuesto, La Vida y La Palabra. Mi madre, Isabel, se encontraba entre ellas. Guardo el libro, tras los acontecimientos pasados durante todo este tiempo, como un tesoro, porque fueron las últimas palabras escritas que dejó ella antes de que la atacara esta horrible enfermedad.

En el corto tiempo que llevo escribiendo esta bitácora tan sólo se ha oído mi voz, y me parece que ya es hora de cederle el turno a mi madre. Éste es un poema escrito por ella, justo antes de que, dos años después, se le diagnosticara el Alzheimer, aunque ya había mostrado algunos “despistes” síntomas de la enfermedad que la afectaba, sin saberlo entonces. Está extraído del libro La Vida y La Palabra. Que sea ella misma, Isabel, la que os recite sus versos:

Nana del Amor

Bañada en sol de luna                                                                                                                        espera la llegada del alba,                                                                                                            mientras la brisa mece                                                                                                                                la cuna solitaria.

Llora el espejo                                                                                                                                            tras la ventana                                                                                                                                 mientras sus lunas                                                                                                                              vuelan al alba.

Niño de algodón trigueño                                                                                                                         en la cuna sueña…                                                                                                                                       en una brisa blanca                                                                                                                                      se mece la mañana                                                                                                                                        a los compases de                                                                                                                                     una nana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El enfermo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s